Rehabilitación de fachada en Ramón y Cajal 6

El edificio se sitúa en la Calle Ramón y Cajal 6 de Avilés, dentro del corazón del barrio del Carbayedo, zona de entrada y antesala del Casco histórico de la villa. El edificio se construyó a comienzos de los años 70. Presenta dos fachadas, una hacia la vía pública siguiendo la alineación de la Calle y otra perpendicular aprovechando una plaza generada con otros edificios colindantes. Se desarrolla en 8 plantas y bajo comercial, con un marcado sentido horizontal. Presenta una composición de ventanas rectangulares interrumpidas por unos cuerpos triangulares, en unas partes puntuales y en otras continuas, que sobresalen de la alineación de la fachada, las cuales dotan al conjunto de movimiento y rompen con la planimetría de otras edificaciones situadas en la misma calle. La fachada en su estado previo estaba realizada mediante fábrica de ladrillo visto, excepto en el extremo rematado con una celosía de hormigón, que proporciona ventilación e iluminación a uno de los patios de luces del edificio. La totalidad del cerramiento presentaba graves lesiones, como rotura de ladrillos, mal estado de cantos de forjados, degradación de la celosía y flexión de los cargaderos metálicos de las ventanas, haciendo imposible su reparación puntual. Buscando una solución que consiguiese un ahorro energético y se adaptase a los medios económicos de la comunidad de propietarios, se propone la rehabilitación de las fachadas mediante la utilización de un sistema S.A.T.E incorporando 80mm de Poliestireno expandido con acabado en mortero acrílico. Con el fin de eliminar la homogeneidad del material original, se emplea el color para realzar y distinguir los elementos salientes tan característicos de esta fachada, y así sacarle partido a un material austero tan predominante en las rehabilitaciones de hoy en día. Planteamos en las entreplantas una franja horizontal homogénea y aprovechamos las distintas caras de los prismas para aplicar el color. Utilizamos una gama cromática inspirada en los dibujos de la artista inglesa Kate Jackson que parte de imágenes de una ciudad gris que enriquece con pinceladas de color. Se emplean estos colores de referencia ya que forman parte de una misma paleta cromática muy sutil que respeta el entorno a la vez que lo potencia y le da vitalidad.

Arquitecto : David Olmos Tapia
Colaboradora: María Suárez Suárez